Trabajar como diseñador freelance

 

Es curioso, pero somos muy poco conscientes del lugar que tiene el diseño gráfico en nuestra vida cotidiana. Solo es necesario mirar un poco alrededor y de inmediato te das cuenta de la cantidad de diseños que tienes allí. Ya sea en un cartel, en el empaque de algún producto, en un libro, un calendario y podríamos nombrar muchos ejemplos más.

 

Nuestra vida en general es bastante gráfica, las imágenes, los dibujos, las palabras, los números, los colores, las formas, la manera particular como cada uno de ellos es organizado para dar paso a un diseño equilibrado, que llama la atención y consiga dar el mensaje correcto.

 

La publicidad no sería la misma si no contara con profesionales que se encargan de hacer que todo luzca proporcionado, en los tonos correctos y con las formas adecuadas.

 

Solo ponte a pensar un poco, elige cualquier diseño que tengas alrededor y piensa como luciría con un tipo de letra diferente o con un color distinto… ¿cambia la perspectiva verdad? El diseño gráfico es fundamental y crea marca, genera esa imagen mental que solemos recordar por mucho tiempo y que se vuelve el sello de la marca en nuestra mente.

 

Ahora en el mundo actual donde el internet es tan fundamental, también podemos ver este detalle particular del diseño gráfico. Cada página, aplicación o plataforma, posee un diseño especifico, con colores y letras perfectamente pensadas por un profesional, y esto de alguna manera ha abierto el mercado laboral de los diseñadores gráficos que hoy en día pueden desempeñarse también como diseñadores gráficos freelance y ofrecer sus diseños para ser usados en la web.

 

 

 

Diseñador freelance

 

 

Beneficios de trabajar como diseñador freelance

 

Aunque el diseño gráfico este tan presente en nuestra vida cotidiana, la realidad es que era un ámbito de trabajo bastante plagado de profesionales y poco a poco las oportunidades iban en disminución. Así que, el principal beneficio de ser diseñador gráfico freelance es tener mayores oportunidades laborales.

 

Después de ahí están todos los beneficios que poseen aquellos que deciden incursionar con su carrera en la metodología freelance. Libertad en los tiempos, en la elección de los proyectos, autonomía, decisión propia, posibilidad de trabajar de forma remota desde donde te plazca, trabajar en varios proyectos de manera independiente y de más.

 

Trabajar como freelance es perfecto para aquellas ocupaciones que necesitan desarrollo creativo, porque podrás realizarlo en cualquier lugar, aquel lugar en el que sientes que tu espíritu creativo tiene mejor desempeño, aquellas horas del día donde te sientes más productivo sin importar lo absurdo que resulte para el resto del mundo.

 

Cuando eres diseñador gráfico freelance tienes esas libertades necesarias para que todo el proceso de creación sea mucho más divertido y espontaneo, para reconectar con aquello que nutre tu creatividad y poder trabajar a tu ritmo para que todos tus diseños y procesos creativos puedan ser de calidad y tengas la posibilidad de ser competitivo en el mercado actual.

 

Igualmente, si tienes talento y saber utilizar y desenvolverte adecuadamente en el mundo freelance las posibilidades de tener éxito son muy grandes, en este terreno el talento es grandemente apreciado y las ideas innovadoras y revolucionarias encuentras cada vez más lugar en el corazón y los deseos de clientes prominentes que pueden ser los encargados de regalarte el proyecto con el cual posicionarte y abrirte paso en este mercado.

 

Y si no es con un cliente en particular, siempre tienes la posibilidad de abrirte camino con alguna idea creativa y encontrar en los distintos cibernautas la respuesta que necesitas para sobresalir y brillar.

 

Desafíos del diseñador gráfico freelance

 

Ya hemos nombrado los beneficios que podrás encontrar como diseñador gráfico freelance, no queremos cerrar este escrito sin antes nombrar también algunos desafíos a los que se debe enfrentar el diseñador en este método de trabajo:

 

Establecer su marca y crear diferencia: esta es una característica que de alguna manera debería tener cualquier diseñador gráfico que quiere hacerse a un nombre en el mercado, ya sea de manera freelance o de cualquier otra. El poder generar un tinte particular en sus diseños que lo hagan diferenciarse del resto, le permitirá tener un nombre en el mercado y así más posibilidades.

 

 

Trabajar como freelance es sumamente importante porque el plagio esta a la orden del día. Más que en cualquier otro terreno en el mundo virtual es una constante y necesitas que tus diseños sean reconocidos, no simplemente por ser muy buenos sino por ser particular y especialmente tuyos.

 

 

Si tu deseo es hacerte a un nombre de manera particular e independiente necesitas empezar a establecer tus diseños como una marca personal, que solo con verla las personas puedan acreditarlas a un mismo autor. Y aun, si tu plan es trabajar para algunas marcas también necesitas que tus diseños tengan algún toque particular y sofisticado que haga que más clientes quieran tener uno de ellos en sus filas.

 

Establecer precios razonables: tienes que saber que las tarifas en el negocio convencional y en el mundo freelance son distintas y necesitas tener precios competitivos pero que también resulten razonables para ti y para tu desarrollo laboral y profesional.

 

Necesitas considerar distintos aspectos para establecer dichos costos adecuadamente, así que, nuestra recomendación es que realices las averiguaciones necesarias para que desde un principio puedas afrontar el negocio con los costos correctos.

 

Generar relaciones de trabajo provechosas y favorables: las alianzas estratégicas son fundamentales para que puedas tener un mejor desarrollo como freelance.   Recuerda que el mundo virtual es complejo y necesitas tener cuidado al elegir con quien aliarte y que herramientas o instrumento empezaras a utilizar como tus principales medios de promoción.

 

Consejos para ser un mejor diseñador gráfico freelance

 

Innovación y diferencia: mantente a la vanguardia, crea, crea y sigue creando, el cambio y la innovación son fundamentales.

Flexibilidad y adaptabilidad: necesitas tener diseños flexibles a distintos clientes, únicos, que se adapten a las exigencias y elementos populares.